domingo, 26 de febrero de 2017

EL INPUT COMPRENSIBLE

La práctica del input comprensible se aplica en los métodos activos de la enseñanza de lenguas. Input es, de hecho, un término perteneciente a la jerga informática que viene a significar toda entrada nueva de información.

Ahora bien, los estudiantes se enfrenta al aprendizaje de un idioma con varios tipos de recursos (físicos, intelectuales, de cultura general, etc) así como -con el tiempo- con el conocimiento siempre creciente del idioma en cuestión. La práctica del input comprensible consiste en aprovechar todos esos recursos para que el alumno deduzca de manera activa y personal el significado de una nueva palabra o estructura gramatical. 

Por ejemplo, si en clase se han visto las palabras αἴλουρος (gato), τράπεζα (mesa) y ἐστι (está), el profesor puede enseñar una imagen de un gato sobre una mesa y decir

ὁ αἴλουρος ἐπὶ τῆς τραπέζης ἐστίν.

y el alumno puede deducir sin problemas que ἐπὶ significa sobre.

La práctica que hemos hecho en clase de enseñar un libro y decir βιβλίον, enseñar un mapa del Ática y decir Ἀττική, etc también responde a esta filosofía.

Como se ve en la frase anterior, está claro que el input comprensible debe introducirse de uno en uno para que el alumno sea capaz de deducir su significado. Por otro lado, si el profesor se limitara a decir que ἐπί significa sobre, sería una simple práctica de input (como si el alumno fuera una máquina a la que se le introduce un dato), típico de una enseñanza teórico-gramaticista (en desuso en la didáctica de idiomas, excepto en la del griego y latín.)

La práctica del input comprensible hace innecesario el uso del diccionario de manera sistemática y la práctica de ejercicios de repaso, porque en el proceso de aprendizaje el alumno está haciendo ya uso y repaso continuo de todo los recursos que ha ido asimilando. En esta práctica didáctica es tan importante aprender lo nuevo como no olvidar lo aprendido y eso se logra convirtiendo el repaso en el método de aprendizaje. Son también importantes los ejercicios para asentar los nuevos conocimientos (sobre cómo tienen que ser estos ejercicios, en otra entrada).

Este tipo de didáctica se hizo conocida con la serie de métodos para lenguas modernas publicadas por el Instituto para el método natural de Copenhague, bajo la dirección de Arthur M. Jensen. En esta página podéis descargar los métodos de francés, inglés, español y alemán que responden a esta filosofía.

Esta misma editorial editó también un método con las mismas características para aprender latín Lingua Latina per se Illustrata, que podéis ver aquí. Por desgracia, no se ha escrito todavía un método tal para griego clásico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada