martes, 9 de febrero de 2016

CLASICOS DE BOLSILLO

  Las ediciones de textos clásicos conocidas (Oxford, Belles lettres, Alma mater y demás), además de ser carísimas, son lo que yo llamo “partenones de seminario” (preciosas por fuera, inútiles por dentro), geniales para adornar despachos, consultar alguna cita -entresacada con decimonónico entusiasmo- de entre sus microscópicas y nubladas grafías y poco más. No están pensados para una lectura placentera (de hecho, sólo conozco a una persona que los lee así). Los demás nos limitamos a querer aprender griego sin tener ningún interés por quedarnos ciegos en el proceso.

Por eso siempre me ha fastidiado que no existan ediciones de bolsillo con los textos clásicos: libros pequeños con letras grandes. Personalmente, soy un gran aficionado a ellos y es sorprendente el tiempo que podemos dedicar a la lectura en los medios de transporte, en la cola del banco o del super o en las horas muertas del trabajo (es decir, en todas).

Como evidentemente nunca se va a publicar una cosa así, hace unos años me decidí a empezar mi propia colección y ahora que tengo ya varios cientos hechos voy a empezar a subirlos (bajo la entrada Clásicos de bolsillo) para tenerlos localizados y ofrecerlos por si hay por ahí algún loco al que le interesen. Son de cuarto de folio pero con una letra muy legible en tamaño (28 original) y muy clara a la vez que clásica (alfios).

¿Cómo hacerlo?

Los más rollo es editar el texto, pero por suerte eso ya lo hago yo :), así que sólo hay que

·         imprimir el pdf en una tienda de fotocopias (un par de euros) y cortarlas por la mitad.
·         Hacer los cuadernillos, que son de veinte páginas cada uno. (más medio folio doblado para poner de guardas).
·         Encuadernar con hilo. En internet hay muchos tutoriales, como este. Es muy sencillo y se puede hacer en un cuarto de hora.
·         Pegar una portada chula de cartón a eligir en la papelería. (Si pones una portada oscura, tienes que comprar un bolígrafo de tinta blanca para poner el título en el lomo).
·         Yo suelo poner una cinta de marca de lectura, que me parece más práctico que un marcapágina. A gusto de cada uno.


Los libros tienen unas 200 páginas, para no pesar mucho en la chaqueta.

Respecto al contenido, son todos autores de una dificultad media. Responden a lo que yo puedo leer sin echar humo, antes que a la excelencia literaria (que también la tienen). Vamos, que nadie espere por aquí a Píndaro, Esquilo o Apolonio de Rodas... de momento :) :)

Sin más, os dejo un minivideo para que veáis el resultado.


3 comentarios:

  1. Gracias por tus ediciones. ¿Podrías explicar cómo podemos ordenar nosotros mismos nuestro pdf para hacer nuestras propias ediciones? Es decir, ¿qué paginación tiene que tener un documento que contenga un libro de 200 páginas, por ejemplo?
    Gracias de nuevo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Perdona por la tardanza en contestar. Acabo de leer tu mensaje.

      Para paginar yo uso uno de esos muchos programas para crear libros (como clickbook printer). Permiten eligir el tamaño y la paginación que desees.

      Gracias a ti por comentar.

      Eliminar